miércoles, 26 de septiembre de 2007

Mozart about women



De Mozart tenemos toda una ópera dedicada a la verdadera naturaleza de las mujeres: Cosí fan tutte ("Así hacen todas").

El argumento tiene su miga. Dos amantes son inducidos a probar la incuestionada fidelidad de sus mujeres. Fingen marcharse a la guerra para volver disfrazados y cortejar así a sus propias esposas, que acaban cediendo al impulso de los "amantes" en "ausencia" de sus maridos. Todo un proceso de iniciación para esos dos pobres diablos, que al final de la ópera perdonan a sus parejas, ya "iluminados" y resignados. El libreto, de Lorenzo da Ponte, puede leerse completo, traducido al español, aquí.



En el siglo XIX se puso de moda engañar y engañarse sobre estos temas, pero en el XVIII la mordaza no cubría toda la boca y, para según qué temas, la libertad y la lucidez eran mucho mayores. Es significativo que esta ópera fuera acusada de inmoral en el siglo del romanticismo, se censurara e incluso se retocara descaradamente. ¡Qué cosas!

Verdi about women



La célebre aria "La donna è mobile", de Rigoletto, lo dice todo sobre las mujeres, y con una música maravillosa, en una época en la que esto no era nada habitual (el dichoso romanticismo del XIX, una vuelta a la infancia origen de tantos males):

La donna è mobile, qual piuma al vento,
muta d'accento, e di pensiero.
Sempre un amabile, leggiadro viso,
in pianto o in riso, è menzognero.
La donna è mobile, qual piùma al vento,
muta d'accento, e di pensier
e di pensier, e di pensier
È sempre misero, chi a lei s'affida,
chi le confida, mal cauto il core!
Pur mai non sentesi felice appieno
chi su quel seno non liba amore!
La donna è mobile, qual piùma al vento,
muta d'accento e di pensier,
e di pensier, e di pensier!

La mujer es voluble, como una pluma al viento,
cambia de palabra y de pensamiento.
Siempre un rostro amigable y hermoso
entre risas o lágrimas, mentiroso
La mujer es voluble, como una pluma al viento,
cambia de palabra y de pensamiento.
y de pensamiento, y de pensamiento.
¡Siempre es miserable quien en ella confía
y le entrega incauto el corazón!
Pero nadie se siente del todo feliz
si de su pecho no bebe el amor,
¡La mujer es voluble, como una pluma al viento,
cambia de palabra y de pensamiento
y de pensamiento, y de pensamiento!

martes, 25 de septiembre de 2007

Napoleón about women I


El 3 de enero de 1798 Napoleón acude a una fiesta en el palacio de Gallifet, en París, en honor del general victorioso de la campaña de Italia. Madame de Staël, hija de Necker, que viene persiguiendo al corso epistolarmente, consigue intercambiar unas palabras con él, que le rehuye.

Al parecer busca que esta estrella ascendente le manifieste alguna posibilidad de sentirse atraído por ella, tan pretenciosa como sólo las feas pueden llegar a ser. El breve intercambio no tiene desperdicio:

- MS: General, ¿a qué mujer amaría sobre todas las demás?

- N: A la mía.

- MS: Es evidente, pero ¿qué clase de mujer es la que le merece más respeto?

- N: La que mejor sabe cuidar de su casa.

- MS: Bien, se lo concedo. Pero, en definitiva, ¿cuál sería para usted la mujer más importante?

- N: La que es capaz de parir más hijos, madame.
.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Con el pie cambiado

Las mujeres son extraordinariamente simples para las cosas complejas, y muy complejas (retorcidas más bien) para las cosas simples. Le dan mil vueltas a cualquier tontería doméstica, pero son incapaces de resolver un problema abstracto, y mucho menos de forma creativa.

Se adaptarían bien a la vida en la Naturaleza, sin mediación, pero se muestran torpes en la capa artificial que, a modo de aislante, hemos generado los hombres (la civilización). Reducen lo humano a una simplicidad silvestre de forma brutal. Pero nunca elevan lo natural a creación humana. Cuando ocurre, ocurre siempre de la mano del hombre, si bien muchas veces para disfrute de ellas, fértiles sólo para lo que ya sabemos.

HIStory




No sé por qué lo llaman "Historia de la Humanidad". La Humanidad somos nosotros, ellas son la Naturaleza. No tienen historia, al menos no más que las vacas, las langostas o los cocoteros.

Nacen, crecen, se reproducen y mueren. Son absolutamente esenciales para la supervivencia de la especie humana, de momento, pero no tienen mucho que ver con ella.

Son xenomorfas.

viernes, 14 de septiembre de 2007

Diferencias II


"Cuando un hombre hace bien su trabajo, se le reconoce. Cuando una mujer hace bien su trabajo, se le paga".

Ellas son terriblemente materialistas y, más que independientes, están en guerra con el mundo.

Ellas confiesan XXVII: Suzanne Sadedin

Si los roles de género no son algo biológico, ¿cómo se explican los roles sexuales en los animales? Buena pregunta, que desmonta p...

Entradas populares