miércoles, 5 de enero de 2011

Hitchcock about women: Las pájaras



Hitchcock fue un inteligente y exquisito misógino. En su película Los pájaros, de 1963, el director inglés parece insinuar que los periquitos son los agentes que provocan o controlan el ataque de los pájaros, pero no es más que una distracción. La verdadera causa está, por supuesto, en el personaje de Lydia (Jessica Tandy), la madre de Mitch Brenner (Rod Taylor).

Cuando Jessica proyecta su odio o enfado sobre alguien, los pájaros van y le atacan. Tiene una pelea telefónica con el granjero que le vende los piensos para alimentar a las gallinas, y los pájaros entran en casa del pobre hombre y le sacan los ojos. La maestra de la escuela, ex-amante de Mitch, Annie Hayworth (Suzanne Pleshette), se mudó al pueblo para estar cerca de él aceptado un trabajo de profesora escolar. La madre posesiva se siente amenazada y la odia, o la odió, y conjura a los pájaros contra ella... y van y la matan. Por cierto, le sacan los ojos.


Odia también a Melanie Daniels (Tippi Hedren), que amenaza también con llevarse a su hijo. Primero, los pájaros atacan durante la fiesta de cumpleños en la que Mitch flirtea con Melanie a la vista de su madre. Más tarde Lydia insiste una y otra vez en que Melanie acuda a la escuela, donde los pájaros preparan un ataque (el mismo en que muere Annie Hayworth, que trabaja allí). ¡Matar dos pájaras de un solo tiro! Pero Melanie consigue escapar. Peor que eso: los ataques no consiguen expulsarla del pueblo, y Melanie se queda cerca de Mitch.

Lydia está cada vez más histérica, pero no por la presencia de los pájaros, sino por su odio a Melanie y por su incapacidad para matarla o hacerla huir. Presa de la locura hace que los pájaros ataquen su propia casa durante la noche fatídica, poniéndose en peligro no sólo a sí misma, sino también a su hijo Mitch y a su otra hija Cathy (Veronica Cartwright). Por supuesto, Melanie está con ellos y es el verdadero objeto de los ataques. En el desván, los pájaros tratan de sacarle los ojos.

Sin duda Lydia lo sabe, se da cuenta de lo que está pasando, pero no puede evitarlo ni confesarlo. Su odio dirige las arremetidas de las aves. Los demás no salen de su asombro durante toda la película, pero ella no.

En cierto sentido Los pájaros es una variación del tema abordado en Psicosis. Aquí la madre posesiva, aún viva, lucha por deshacerse de las hembras que merodean alrededor de su hijo. En Psicosis la madre ya ha muerto y sigue poseyendo a su hijo desde la tumba (bueno, o desde su habitación), y se deshace igualmente de quienes intentan separarla de él. Eso sí, a puñaladas. A su manera, la historia de Los pájaros resulta igualmente escalofriante.

Al final de Psicosis Norman Bates queda unido para siempre a su madre. Lo mismo sucede en Los pájaros, pues Mitch se lleva a la suya consigo, y podemos estar seguros de que los pájaros les perseguirán hasta que ella consiga deshacerse de Melanie para siempre...

Ellas confiesan XXVII: Suzanne Sadedin

Si los roles de género no son algo biológico, ¿cómo se explican los roles sexuales en los animales? Buena pregunta, que desmonta p...

Entradas populares