lunes, 12 de diciembre de 2016

Christina H. Sommers sobre el feminismo




Christina H. Sommers concedió una larga y jugosa entrevista al diario El Mundo, de la que se pueden extraer algunas perlas. Fundamentalmente habla del feminismo académico radical norteamericano, desde donde se bombea toda la porquería que inunda la academia y la política occidental. Lean, y pásmense. Algunos extractos:

El término [feminismo] se asocia ahora con el enfado, la falta de humor y el ánimo de venganza contra los hombres. Desgraciadamente, ese estilo de feminismo feroz es muy poderoso en los medios y en las universidades. 
Siempre ha habido cierta fobia a los hombres en algunas mujeres del movimiento, eso es innegable. La masculinidad se trata de manera rutinaria como una patología que necesita una cura. Casi todos los libros de los estudios de género culpan de la mayoría de los males de la sociedad a los hombres y al patriarcado.
Es una escuela de feminismo de línea dura que ve a las mujeres, incluso en Occidente, como cautivas de un sistema de injusticia y de opresión. Según esta teoría, cada logro humano en realidad lleva el sello del patriarcado: literatura, filosofía, ciencia, música o lenguaje. 
En EEUU, muchas mujeres de talento y privilegiadas creen ellas mismas que están siendo víctimas de una opresión sistemática. Y no lo son. Ven injusticias por todas partes. Si un conferenciante va a sus universidades y no está de acuerdo con sus queridas creencias, lo ven como violencia psíquica. 
La causa noble de la emancipación de la mujer se transformó en victimismo. ¿Cómo pasó? Le echo mucho la culpa a una mezcla desafortunada de teorías de la conspiración sobre un patriarcado fantasma y la propaganda. 
[Las feministas] advierten que si la mayoría no lo ve así es porque está escondido a la sociedad. El conocimiento dicen que se ha construido con las experiencias de los poderosos. Dicen que la idea de la objetividad basada en el conocimiento es una manera de pensar muy masculina y occidental... En las universidades se enseña una teoría de la conspiración, y si la cuestionas eres una opresora.
Ser víctima es el modo de tener autoridad moral. Es difícil mantener una discusión racional. He visto congresos acabar con rituales y cantos. O el bullying a hombres blancos, los opresores, en los campus. Estas "víctimas" tienen permiso para tratarles mal. 
Desde hace años, he mirado con cuidado estadísticas sobre mujeres y violencia, depresión, desórdenes alimenticios, igualdad salarial y educación. Lo que he encontrado es información engañosa. Por ejemplo, la desigualdad salarial. Sí, las mujeres ganan menos que los hombres pero es porque estudian distintas carreras, trabajan en distintos campos y menos horas. Cuando controlas todos estos factores, la diferencia casi desaparece. Pero eso no se dice en los libros de los estudios de género.
La vida moderna es una mezcla complicada de cargas y bendiciones, para cada sexo. Las mujeres es verdad que ganan menos y luchan con techos de cristal, pero los trabajos más penosos, más peligrosamente mortales, siguen siendo de los hombres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!

¿Sí? Pues bien, se acabó. Ya estamos cerca, muy cerca, de poder gestar artificialmente . Tampoco tardaremos demasiado en preparar óvul...

Entradas populares